Análisis de rendimiento de un Madrid imparable: cuando esfuerzo y talento se alían

Estos han sido, uno por uno y puesto por puesto, los ratios de rendimiento y porcentajes de acierto de los jugadores del Real Madrid en una temporada histórica. ¿Quiénes han sido los mejores?

El Real Madrid de Zidane, que se encuentra ya por derecho propio en el salón de la fama no sólo del club blanco, sino de la historia del fútbol, ha culminado una temporada gloriosa en la que ha sido justo vencedor de las dos competiciones más importantes que se pueden ganar (Liga y Champions), así como de la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. La política de rotaciones de Zidane, al igual que la calidad de la plantilla y la actitud de todos los futbolistas, han sido clave para que el conjunto blanco haya ofrecido un rendimiento eficaz y consistente durante toda la temporada, y esto queda reflejado en las brillantes estadísticas del equipo tanto a nivel colectivo como individual. En las siguientes líneas vamos a bucear más allá de goles y asistencias, donde se suelen quedar los análisis numéricos habituales. Hay muchos otros datos con los que podemos juzgar el rendimiento de los futbolistas de la plantilla, aunque siempre en el aspecto cuantitativo. El cualitativo (meter diez goles en los últimos 5 partidos de Champions, como hizo Cristiano, o esos tantos salvadores de Ramos en los últimos minutos) se escapa a este análisis y entra en el terreno de la genialidad. Pero vamos a descubrir muchos detalles interesantes cotejando goles, asistencias, pases completados y también duelos, robos, pérdidas, tackles, efectividad en los remates o acciones defensivas con el número de disparos o los minutos jugados por cada uno, a efectos de evaluar con justicia el rendimiento de todos ellos. Tomaremos los partidos de Liga y Champions disputados por el Madrid y dejaremos fuera a Mariano y Coentrao al no ser su muestra de minutos jugados lo suficientemente representativa. Empezamos.

Delanteros: Cristiano y Morata, por encima

Cristiano Ronaldo (42 goles, 11 asistencias) ha sido una temporada más el referente en ataque del Real Madrid. Él asumió el peso en el tramo final del campeonato liguero y en la Champions, donde con 10 goles en los últimos 5 encuentros guió al Madrid hacia la Duodécima. En lo cualitativo, su importancia no deja lugar a dudas. Pero en lo cuantitativo un futbolista le ha superado: Álvaro Morata. Los números del canterano (20 goles, 5 asistencias) son más bajos, pero en función del tiempo de juego, promedió 1.1 goles cada 90 minutos, por 0.9 del astro portugués. Además, Morata tuvo una efectividad en el remate del 30%: uno de cada tres disparos suyos fueron gol, lo que supone el mejor porcentaje de la plantilla esta temporada. Y si sumamos las asistencias, también es el líder del equipo en generación de goles cada 90 minutos: 1.4, por 1.2 de Cristiano mientras que Benzema, Lucas o Bale se van a la mitad de este ratio (0.6). Es necesario destacar que Morata, al haber partido muchas veces desde el banquillo, se encontraba en situación de superioridad física sobre sus rivales, pero aún así no dejan de tener mérito sus incontestables guarismos en ataque. Lucas Vázquez fue quien generó de todos ellos más ocasiones de gol de promedio (2.9), así como el que más regateó junto a Bale (1.8) y quien más balones robó (3.3). El gallego aportó menos en ataque que sus compañeros, pero mucho más en defensa con sus 5.5 acciones defensivas cada 90 minutos. Sólo Bale (3.9) se le acercó, quedando muy lejos el resto de atacantes blancos en cuanto a trabajo en defensa. Del galés hay que destacar el 59% de los duelos aéreos que ganó, el mejor en este campo. En cuanto a la efectividad, lejos del increíble 30% de Morata, se sitúan Cristiano (un 16% de sus disparos fueron gol), Benzema (15%), Bale (10%) y, finalmente, Lucas (8%).

(Click para agrandar la tabla)

Centrocampistas: el mejor medio campo del planeta

El centro del campo funcionó como una máquina perfecta durante la temporada, especialmente en el tramo final, cuando más dominio ejerció el Madrid sobre el juego. Y lo hizo con futbolistas tan complementarios y distintos entre sí como pueden ser Casemiro, Isco, Kroos, Modric o Asensio. Salvo en el caso de Casemiro, que brilló sobremanera en otros apartados como ahora veremos, todos los medios del Madrid superaron el 89% de pases completados, con mención especial para el 93% de acierto de Kroos o el 92% de Kovacic, que junto con Isco también brilló en una suerte difícil: los pases entre líneas con remate de un compañero. Kovacic (0.2 por partido) e Isco (0.3) fueron los mejores no sólo del medio campo, sino de la plantilla en este aspecto, tan diferencial a la hora de eliminar líneas del rival en el último tercio del campo. Es necesario resaltar el aporte de un jugador discutido pero cuyo rendimiento desde el punto de vista estadístico ha quedado fuera de duda: James. El colombiano lidera al medio campo en goles generados por partido (1), en goles marcados (junto con Isco, 0.5, por los 0.4 de Asensio), en ocasiones creadas (3.7, por las 3.2 de Kroos, de cuyas ejecuciones de balón parado sacó buen provecho el equipo) y en asistencias (0.5). Kroos (8.1 pases largos) y Casemiro (5.2) fueron los que más oxigenaron el juego con desplazamientos de balón de más de 30 metros. Con un 28% de efectividad en el remate, Isco fue el centrocampista merengue más certero a la hora de disparar, seguido por un impresionante 23% de Casemiro, líder no sólo del centro del campo, sino del equipo en cuanto a acciones defensivas por encuentro: ¡11.8! Ningún otro compañero en la medular llega siquiera a la mitad de ese ratio. En cuanto a los duelos (regates, tackles, faltas y disputas aéreas) sobresale Kovacic (60% de éxito) seguido de Isco (56%), mientras que Casemiro es quien se imponía con más frecuencia en las entradas o tackles (70%), seguido de cerca por el 68% de Asensio: el balear es una caja de sorpresas. Destacable también que dos de cada tres pases tanto de Kroos como de Casemiro y Modric fueran verticales. Lógicamente, los medios que juegan más adelantados tienen que retrasar más veces la pelota. El 56% de los pases de James fueron verticales, por un 51% de Isco y un 47% de Asensio.

Centrales: por tierra, mar y aire

En los defensas, haremos distinción entre centrales y laterales, pues sus funciones en el campo son muy diferentes y lógicamente también debe serlo la evaluación de su estadística avanzada de rendimiento. Los cuatro (Pepe, Ramos, Nacho, Varane) ejecutaron un número similar de acciones defensivas por encuentro, entre 8 y 9. En cuanto al éxito en el tackle, Varane se muestra más fiable que los demás con su 84% de acierto y también más airoso en los duelos (58%). Nacho (4.1) robó más balones, Pepe (3.1) y Ramos (2.7) ganaron más duelos aéreos, Ramos dio más pases largos con éxito (5.4), dando alternativas a la salida de balón del equipo. Muy cerca están Pepe (4.8) y Varane (4.3), quedando muy lejos Nacho (1.8), que prefiere salir jugando en corto. También es subrayable que Varane es el único central que no comete una falta por partido (se queda en 0.4) y, por supuesto, los 0.2 goles por encuentro de Ramos, el central con alma de delantero que marcó varios goles decisivos durante la temporada. Sin duda, el rendimiento de los cuatro centrales, en un equipo expuesto al atacar con muchos futbolistas por delante del balón, ha sido sobresaliente tanto por bajo como en el juego aéreo.

Laterales: de córner a córner sin descanso

A efectos de no desvirtuar la comparativa con Marcelo, Carvajal y Danilo, entre los laterales no incluiremos a Nacho, a pesar de haber jugado varias veces en esa demarcación, porque la mayoría del tiempo actuó como central. Marcelo fue quien más centró (1.4 veces por partido, el doble que Carvajal y el triple que Danilo), siendo además quien lo hizo con más precisión (27% de acierto), seguido de cerca por el 23% de Carvajal. Danilo generó menos goles y ocasiones, donde Marcelo, con 0.4 y 2.1 por partido respectivamente, es el rey. Pero Danilo, sin embargo, se centró en robar balones (líder con 5.3), ganar duelos (53%), duelos aéreos (1.5 por partido) y guardar más las espaldas (9 acciones defensivas por choque). También el brasileño tuvo un 78% de éxito en los tackles, similar al 76% de Carvajal, estando muy lejos Marcelo con su 57%. El 3 del Madrid protagoniza menos acciones defensivas que Carvajal y Danilo, pero les supera, como hemos visto, en centros, ocasiones y goles generados, así como en regates (1.9 por encuentro) y pases entre líneas (0.1). Los números ilustran claramente que, como lateral ofensivo, Marcelo no tiene igual. Danilo fue más defensivo y Carvajal, muestran los datos, fue un compendio perfecto entre ambos.

Porteros: la meta, bien cubierta

Kiko Casilla fue más regular durante la temporada, mientras que Keylor Navas fue de menos a más. El índice de paradas (paradas por remate recibido) es el dato por excelencia para evaluar el rendimiento de un guardameta, y Keylor se mostró ligeramente superior (69% por el 66% de Kiko Casilla), aunque lejos del 79% que el meta costarricense firmó la pasada campaña. En cuanto al acierto en saques y pases, también ambos metas se mostraron muy parejos, ganando ligeramente Casilla Con un 75% de acierto por el 73% de Keylor.

Ranking: los mejores

En la siguiente tabla podemos ver una clasificación de los 5 mejores jugadores de la plantilla blanca en distintos aspectos del juego, ya sin distinción de posiciones en el campo.

Conclusiones

El Real Madrid no fue el máximo goleador de la temporada 2016-17 (fue el segundo, con 2.8 tantos por encuentro, tras los 3 del Barcelona). Tampoco fue el equipo menos goleado (16º de las 5 Grandes Ligas contando también competición europea, con 1.08 goles encajados por choque). No fue el que más remató (5º de Europa con 17.4 chuts), ni el que concedió menos remates (17º con 10.6). Tampoco fue el que tuvo más el balón (18º con un 55% de posesión media) ni el que presentó un mayor porcentaje de victorias. Fue el 10º que más regateó (11.7 por partido).  Pero fue el equipo más completo en todos estos aspectos del juego colectivo. Un 9 en todo. Y eso le hizo ser el mejor equipo de Europa una temporada más. Su capacidad de combinar su fortaleza goleadora con el dominio del juego en función de la situación de los partidos y de los rivales, su solvencia para manejar las cuatro fases del fútbol (ataque posicional, defensa posicional, transición ataque-defensa y transición defensa-ataque) y tres aspectos que resultaron decisivos (fue el mejor equipo de Europa en los duelos (53%); en el balón parado con 0,6 goles por partido, junto con Mónaco y Chelsea; y en el juego aéreo imponiéndose en un 57% de los duelos, sólo superado por la Roma), le hicieron llevarse muchos encuentros, perder muy pocos partidos, jugar casi siempre a lo que dictó en el campo y, a la postre, reconquistar la Liga cinco años después y lograr lo que nunca nadie ha hecho: ganar dos veces seguidas la Liga de Campeones. Y es el favorito para la siguiente edición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *